Las visiones de la certeza luminosa nos realizan temblar. El vi?stago preocupado por la inmortalidad, velocidad como un soldado hambriento. Pensando en como se cuenta la historia, the story, desde el capa sobre la concepcion.

3. Llega un terrible cansancio luego sobre tener viajado, dormido dentro de las sabanas, besado las frutos, el pez cubierto de sabores. Acabar es regresar.

Los misterios del sexo

La insaciable curiosidad natural sobre la lozania sorprende al ambiente con sus caudalosas descargas.

opiniones ardent

Es el reflejo sobre la risa falsa asi­ como la rutina de la femina, cuando tocarse con mano sabia causa asombro.

Desconfiar sobre femina con unas cortas, son el terror sobre la clan cristiana. Las sobre unas largas nunca son sobre temer.

Las peores son esas que llevan cortas solo las unas sobre las dedos indices. No existe nada mas temible

que la mujer que goza de unas largas sin embargo lleva cortas las de las indices. Cuando en la mano derecha

(si son diestras) o en la mano izquierda (si son siniestras) el indice y el de mi?s grande llevan una corta, ?el peligro seri­a mortal!

Deben la boca llena sobre navajas. Hay que huir, pasar, escapar. En caso de que seri­a rubia natural, es mas tierna.

En caso de que seri­a mujer de pelo oscuro, ?mucho infimo! ?Madres, guardar a las ninas sobre este peligro!

Soy un listo desplazandolo hacia el pelo vuelo bastante alto en el gloria. Mis ojos son perfectos y no ha transpirado veo las unas de las mujeres

en sus dedos cilindricos desde el gran cielo, igual que las muertos en su cuna.

Homenaje a Chamfort

Es el redactor de la novela fragmentada en maximas, retratos, insultos, enfermedades, situaciones unicas, episodios nacionales, alguno an uno, viviendo contiguo a los pliegues amados y el desorden.

El 11 de Septiembre (de 1793) alcahueteria sobre matarse treinta veces, cuarenta veces, con armas, cuchillos, navajas, asombrado de continuar viviendo luego sobre esfuerzos tan terribles.

Ninguna cosa es real porque cualquier es general, cada ejemplo cada periodo, solo hablan de nadie y no ha transpirado sus miles. Acariciado por fuego sobre volcanes, me ensena a contar, a sumarse, a rememorar suspirando.

***** sobre La vida galante y no ha transpirado otros poemas (Huesos sobre Jibia, Buenos Aires, 2008; en prensa).

Las celos

A Antonio Gamoneda

Cincelar camino a linea (el poema) como la perspectiva. Opera desmesurada en su silencio, con inmovilidad desplazandolo hacia el pelo blanco disciplina en cada hoja. Eso seri­a pensar asi­ como no escribir. Seri­a un pensar desterrado.

Las celos me impiden redactar pagina a pagina como en las novelas sonoras, invadidas sobre actores desplazandolo hacia el pelo estratagemas entretenidas. La populosa novela nunca seri­a meditar ni redactar ni escultura rasa. Seri­a relato simule,

enganoso. Describe momentos efimeros, horas libres desplazandolo hacia el pelo noches claras, desprovisto celos cuando huye la mujer de guantes negros y no ha transpirado ojos en buena condicion fisica sobre trebol desplazandolo hacia el pelo la perla pobre la lenguaje. Extravio la memoria la vemos ir asi­ como acudir, No obstante la tentacion de lamentar su desaparicion seri­a grande.

Ecriture (I)

A Jose Corredor-Matheos

Un diluvio de objetos y funciones, la moralidad de El metodo que cambia, es la sirvienta del moda, del contenido, del confidencia abierto de un estilo

que huye. Eso cae aniversario a fecha falto piedad, como las lineas sobre lluvia fuerte en el puente y no ha transpirado el rio oriental. Seri­a el estilo sobre escribir lo que domina.

Seri­a intencion asi­ como el ambito de su liberacii?n mirando en dos direcciones: Ese ambiente fuera asi­ como este otro literario que enfria el tiempo

que ocurre como el dibujo sobre un rio escaso la chubasco recta. Seri­a tan complicado como la lluvia inmovil en el papel.

Ecriture (II)

A Jose Corredor-Matheos

El habla debido a usado no puede ser ingenuo. El funcii?n previo lo engarza en la memoria misteriosa que invariablemente reaparece desplazandolo hacia el pelo De ningun modo se pierde. Navega

en mar nuevo sobre significados pero esa memoria implicita no se va, sigue aferrada a esa desplazandolo hacia el pelo esa expresion, negrero que roba asi­ como ensalza

como medusa quemando la carne en el mar. Miro esa roja mancha en mi brazo al sol, la quemadura

y la observacion y no ha transpirado mis recuerdos bien nunca son nuevos ni inocentes. El jerga seri­a niebla decorativa que quiere hechizar al lector.

© Osias Stutman 2008

Vease la entrevista al autor asi­ como la resena de 44 Cuartetas en este nA?.

Este escrito nunca puede reproducirse ni archivarse carente consentimiento del autor y/o The Barcelona Review. Rogamos lean las condiciones de aprovechamiento